martes, 7 de diciembre de 2010

A un año de la Huelga en la OEA las Razones siguen vigentes

25-11-2009

Estimado Secretario General Insulza.

Saludos, le escribe Julio Rivas el estudiante venezolano que recientemente se reunió con usted. En vista que desde la ultima visita a Washington en Venezuela las cosas han empeorado en el tema de derechos humanos, hoy en mi país los estudiantes nos mantenemos en una huelga de hambre, solicitando la autorización del gobierno para la entrada de la CIDH.
Hasta ahora llevamos mas de 100 horas sin ingerir alimento y los estudiantes que se han desmayado y descompensado se han negado a retirarse hasta cumplir el objetivo.
Veo en usted una esperanza para intentar llegar a un feliz termino de esta huelga, tanto por las presiones que pueda ejercer para que el gobierno autorice la entrada o como para que usted sea parte protagonista de esta solución.
En estos días he venido leyendo la carta democratica interamericana y encontré en el artículo 3 que "son elementos esenciales de la democracia representativa entre otros el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales, así como la separación e independencia de los poderos públicos" y en el artículo 18 el cual le permite a usted previo consentimiento del gobierno disponer visitas a los países miembros para hacer análisis de situaciones que pudiesen afectar con el desarrollo democrático.
Siendo que el elemento esencial a la democracia es el respeto a los derechos humanos y la independencia de los poderes públicos, y tomando en cuenta que el gobierno no autoriza la visita de la CIDH para constatar esta situación, ello amerita definitivamente que usted con la conformidad de las referidas normas visite a Venezuela.
El día de mañana le presentaremos un documento formal ante la embajada, donde permanecemos en huelga.
Le pido señor secretario en nombre de la juventud que anhela vivir en un país donde el respeto por los derechos humanos y el estado de derecho sea la norma, que nos ayude, le pido en nombre de los venezolanos que reveindique el valor de ese organismo internacional que representa, atento a su respuesta.

Julio Cesar Rivas Castillo
__________________________________________________________

26-11-2009

Sr. Julio Rivas
Caracas
Presente


Estimado Don Julio:

Lamento mucho la situacion que se ha producida y me permito interceder ante Uds. para dejen una huelga de hambre que pone en peligro su salud y, me temo, tiene objetivos dificiles de obtener. Ud bien recuerda que yo he senalado, al igual que nuestra Comision de Derechos Humanos, que no es posible una visita de ella a un pais sin invitacion del gobierno de ese pais. Es ciertamente una limitacion para la accion de una Comision que deberia desempenarse con total autonomia, pero es asi y no creo que sea modificado en el futuro.

Ud recuerda bien dos articulos de la carta Democratica Interamericana y, como Ud mismo lo cita, sabe que para poder ir en mision en virtud de esa Carta, el Secretario General tambien debe contar con el consentimiento del Gobierno. Cito y subrayo lo que Ud manifiesta " el artículo 18 el cual le permite a usted previo consentimiento del Gobierno disponer visitas a los países miembros para hacer análisis de situaciones que pudiesen afectar con el desarrollo democrático".

No veo entonces como Ud, en el parrafo que sigue me pide que "de conformidad con las referidas normas" yo visite Venezuela. lo que dice la "referida norma" es que para hacerlo tengo que tener el consentimiento del Gobierno. Es decir, es una situacion similar a la de la Comision de Derechos Humanos.

Por eso le digo que creo que la postura de Uds debe ser revisada. la Comision emitira proximamente un informe sobre la situacion de derechos humanos, aunque la visita no haya sido posible. Les ruego sinceramente que no sigan arriesgando su salud; Uds. son jovenes y tendran muchas oportunidades de manifestar sus ideales, sin recurrir a medidas extremas que no resolveran la situacion esta vez.

Por mi parte, le prometo, como hasta ahora, seguir de cerca el desarrollo de los hechos y hacer todas las gestiones que sean posibles para alcanzar alguna solucion satisfactoria. pero entretanto, le ruego que no arriesgue su salud y la de sus companeros.

Atentamente

Jose Miguel Insulza
____________________________________________________________
02-12-2009 (despues de otras tantas)

Honorable Secretario General Insulza

Ante nada un saludo afectuoso desde mi difícil situación, le escribo en esta oportunidad para consultarle de como le ha ido con las conversaciones con el gobierno venezolano.
Quisiéramos saber para tener claro donde estamos pisando, mis compañeros graves de salud, en mi ciudad Valencia 2 compañeros fueron hospitalizados con insuficiencias renales, daños irreversibles en los riñones, aquí en Caracas a pesar de que algunos están graves se niegan a ser retirados y han firmado el tratado de malta.
Le reitero que estamos comprometidos en rescatar el respeto por los principios y valores democráticos, y esto incluye un sacrificio por reafirmar nuestra lucha por los Derechos Humanos, le debemos a los compañeros que ya han marcado sus vidas con problemas de salud que van a permanecer por siempre, conquistar logros en pro de los principios que hemos perseguido, hay estudiantes que han radicalizado y permanecen en huelga solamente consumiendo agua sin ningún tipo de suero.
Dr. Insulza, entendemos todas las trabas diplomáticas y sobre todo los obstáculos de un gobierno tan necio como el nuestro, pero le pido en nombre de la juventud, de los estudiantes y sobre todo de un pueblo violado, que haga todo a su alcance por demostrarle a esta sociedad que la democracia si tiene mecanismos para defenderla de aquellos que pretenden ultrajarla.
Con respeto,

Julio Cesar Rivas Castillo
___________________________________________________________________
02-12-2009
Estimado Sr. Rivas:

He hecho algunas consultas para ver de que manera podemos resolver las demandas de Uds., en el sentido de una visita a Venezuela de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA o, en su defecto, de una misión de alto nivel de la misma Organización. Estoy, en este momento a la espera de respuesta a estos planteamientos.

Sin embargo, para evitar crear expectativas equivocadas, quiero decirle que me han aclarado que la oposición a la visita de la CIDH no tiene que ver solamente con la eventual presencia en ella del Secretario de la Comisión, Sr. Santiago Cantón, sino con evaluaciones negativas más generales sobre el trabajo de la Comisión por parte del Gobierno. Lo que quiero decir con esto es que con la simple exclusión de una persona no resuelve el problema (en realidad, el Secretario de la Comisión rara vez participa de las visitas). La decisión es política y, por consiguiente, puede tener una mayor demora.

Demás está reiterar que esta Secretaría quisiera que todos los países miembros reciban las visitas de la Comisión y acaten sus decisiones, lo cual permitiría fortalecer efectivamente la vigencia de nuestro Sistema de Derechos Humanos, uno de los mayores valores de nuestra Organización. Pero también a la Secretaría y a la Comisión les cabe acatar las normas que las rigen y ellas disponen que las visitas de la Comisión (y también de la Secretaría General en la Carta Democrática Interamericana) deben ser aceptadas por el Estado respectivo.

Por estas razones, una vez más, les pido que desistan de una medida de presión tan extrema como la huelga de hambre para exigir algo que puede no ser resuelto en plazo breve. Uds. pueden tener la certeza de que seguiremos insistiendo sobre este tema con las autoridades de Venezuela, pero por lo mismo les ruego deponer su actitud, que sólo puede causar daño a Uds. y sus familias.

Atentamente

José Miguel Insulza
_________________________________________________________________

Estimado Secretario General Insulza

Agradezco mucho su respuesta y las gestiones que esta realizando. Sin embargo deseo reiterarle que quienes hemos asumido esta huelga de hambre como medio de protesta, no estamos jugando ni cederemos en nuestro propósito sólo porque el Gobierno venezolano se niegue a cumplir responsablemente con sus deberes ante organismos internacionales de los que es miembro activo.
Como bien dice usted, este es un problema político, pero más que eso es un problema de justicia y de la defensa de valores universales que casi nadie cuestiona en el mundo.
Dicho esto, hay que reconocer que la organización de la cual usted es Secretario General tiene una enorme deuda con Venezuela, país que anteriormente fue reconocido como propulsor de principios y practicas democráticas en el continente. No tenemos que haber vivido mucho para detectar lo acobardado que están muchos países y lo cómplice que son otros ante los desmanes del régimen que destruye a Venezuela. Le confieso que hubiese esperado una respuesta más contundente de parte suya. Antes de nosotros nacer Venezuela dio cobijo a miles de personas, incluso chilenos que huían de la dictadura. Me cuentan que ese apoyo se brindo sin condiciones y sin titubeos, que lamentablemente percibo en esta ultima comunicación suya.
Al final Sr. Secretario, lo que tenemos enfrente es sencillo. O claudicamos ante quien nos oprime y nos conduce al desastre, o nos jugamos inclusive la vida por preservar el bien colectivo. Nuestra respuesta a la agresión y al abuso repetitivo es pacífica pero firme. Nuestro compromiso es mejorar las condiciones para todos los venezolanos y si en este propósito perdemos la salud o la vida bien vale la pena el esfuerzo. De que sirve vivir en un país donde la vida ya no vale nada, donde la esperanza es solo un espejismo y donde un gobierno se mofa a diario impunemente del sufrimiento de los ciudadanos.
Le solicito formal y respetuosamente, que continúe realizando sus gestiones, recordando la alternativa en la cual usted mismo pudiera encabezar la visita, que haga públicos sus requerimientos al Estado venezolano y que de fe al mundo de las razones por las cuales el gobierno de Hugo Chávez rehúye a sus obligaciones como integrante del sistema interamericano.
Yo por mi parte daré a conocer públicamente nuestro último intercambio de correo por considerar que representan una primera, importante pero incompleta respuesta a nuestros requerimientos.

Atentamente,
Julio Cesar Rivas Castillo

______________________________________________________________

Luego de esto, una comisión de alto nivel de la OEA visito a los huelguistas que permaneciamos en la embajada de la OEA en Caracas (07-12-2009) y se comprometiron publicamente con los huelguistas a que el secretario Gral de la OEA visitaria Venezuela entre enero y febrero de 2010.

Líder juvenil antichavista lanza duras críticas contra Insulza: "Se ha hecho el mudo"


Miércoles 24 de Noviembre de 2010
Fuente :La Segunda
“Ha visitado Venezuela para hacer lobby y seguirle el juego a Chávez, pero nada más”, reclama el joven político, quien revela que el secretario general de la OEA le dijo que "estaba agotado de hacer pronunciamientos y que Chávez le responda con insultos".
Cuando Julio César Rivas Castillo aparece en el Hotel Hyatt de Santiago cuesta creer que es uno de los principales líderes de la oposición juvenil al gobierno venezolano de Hugo Chávez.

Tras una voz baja, un cuerpo enjuto y una actitud tímida, este joven de 23 años graduado de Comercio esconde una apasionante preocupación por su país y una carrera política en el movimiento Juventud Activa Venezuela Unida (JAVU).

Por su protagonismo en varias manifestaciones estudiantiles contra Chávez —a quien califica de un “asesino, que no debería gobernar el país”—, Rivas ha estado preso dos veces y ha sido detenido en más de doce ocasiones. Cuando fue candidato a diputado en septiembre pasado, fue secuestrado por algunas horas. Lo amenazaron y luego lo botaron fuera de Caracas.

Julio César Rivas llegó ayer a Chile invitado por las fundaciones Jaime Guzmán y Hanns Seidel. Se reunió con el senador UDI Jovino Novoa, participará en varias conferencias y pretende juntarse con los ministros de Interior, Rodrigo Hinzpeter, y Justicia, Felipe Bulnes.

“Nos interesa Chile para tenerlo como ejemplo. No sólo por la economía y el crecimiento, sino además por este cambio hacia un gobierno de una derecha democrática”, dice.

“La OEA es un club de presidentes”

Rivas tiene una mirada crítica hacia el rol de la OEA y, específicamente el de su secretario general, José Miguel Insulza, frente a Venezuela.

Cuando estuvo preso —“en una cárcel común, con asesinos y violadores”— por organizar protestas contra Chávez, “hubo marchas y huelgas de hambre por mi libertad. Mi mamá fue a la sede de la OEA en Caracas e Insulza llamó a Chávez preguntándole por mi caso. La viceministra de Interior y Justicia fue a la cárcel y me ofreció que me fuera a Estados Unidos. Me negué y luego me dejaron libre”.

—Entonces Insulza gatilló su libertad.
—No sé si tan así. Me sumé a una huelga de hambre para conseguir la libertad de 56 presos políticos. Con eso logramos una invitación a la OEA en Washington y me reuní con Insulza. Le dije que el gobierno de Chávez ha violado todos los puntos de la Carta Interamericana. Y él me dijo que estaba al tanto de la situación en Venezuela, pero que estaba agotado de hacer pronunciamientos y que Chávez le responda con insultos.

—¿Qué le contestó usted?
—Lo consideré inaceptable y le recriminé que con otros casos, como Honduras, él inmediatamente se montó a un avión y fue a ver lo que pasaba, pero que en Venezuela donde hay muertos y heridos por esta lucha por la democracia, la OEA ni siquiera da un pronunciamiento claro. Insulza ha visitado el país para hacer lobby y seguirle el juego a Chávez, pero nada más. Esa vez me dijo que iba a hacer lo posible para incentivar un pronunciamiento, pero no cumplió.

—¿Volvió a conversar con él?
—De vuelta en Caracas hicimos otra huelga de hambre y ahí tuve otras conversaciones con Insulza, incluso algunas las tengo registradas porque fueron vía mail. Le hice ver que la Carta Interamericana le otorgaba facultades para visitar Venezuela, pero me decía que era imposible porque el gobierno de Chávez tenía que autorizar la comisión. Radicalizamos la huelga y ahí Insulza nuevamente se comprometió a visitar personalmente Venezuela. Todavía lo estamos esperando.

A su juicio, “Insulza ha sido muy ambiguo (...) Se ha hecho el mudo y no ha ido a Caracas, pues involucrarse en un tema de Venezuela le hubiera costado varios votos para reelegirse“.

—¿Cree que la OEA no tiene influencia?
—No es un organismo que garantiza la democracia. Es un club de presidentes donde sólo se defienden entre ellos. Los petrodólares de Chávez han generado un silencio cómplice en la región que ya no es culpa de Insulza.