lunes, 8 de febrero de 2010

Que Hago?


…Hace poco revisaba mis escritos, y encontré uno de hace casi cuatro años, cuando lo leí y lo compare con lo que he vivido en estos días me di cuenta que tanto Dios como nuestras convicciones, tienen propósitos bien trazados en nuestra vida, este escrito es de junio de 2006 y pueden ver y comprobar su antigüedad en un link que publicare al final del escrito…

¿Y qué puedo decir ante las personas?
 El tiene la facilidad de hablarles con carisma. 
Yo tan solo les podría escribir lo que pienso. 
El tiene la voz gruesa y mucho carácter. 
Ya tan solo letra fina y voz suave. 
El tiene apoyo de muchas personas. 
Yo apenas soy apoyado por quien me conoce. 

- No desmayes hijo, naciste con una responsabilidad, has sido firme en ideas y no has cedido a la maldad, no empuñaste armas contra civiles, no heriste a los niños del parque, no ordenaste tirar bombas en medio de una ciudad. 
Las palabras pueden hacernos grandes, pero también pueden llevarnos al infierno, aún no tienes apoyo, pero tienes una conciencia libre, los barcos fuertes pueden navegar, pero la naturaleza los puede hundir, edificios pueden llegar a las nubes pero la naturaleza los puede derribar, los humanos pueden convencer con sus palabras, jugar con la ignorancia de los demás, pero nunca ocultaran la realidad, porque esta es parte de la naturaleza, y la naturaleza misma derribara por su peso las palabras manipuladoras que contraríen los valores mínimos de estancia, como lo son la libertad y la dignidad. 
Hijo mío, no desmayes en tu tarea, ni te rindas ante discursos, no creas que no te oigo, ni que no veo por lo que pasas, tan solo sigue firme en tus ideas, y ten fe, ten fe en que algún día preferirán leer palabras dignas, que oír palabras llenas de odio. 

Señor ¿qué puedo hacer hoy? ¿Tan solo espero y guardo mi fe? 

- No hijo, debes vencer el miedo, y atacar con tus palabras, no ataques con odio, tampoco con mentiras, ataca con ideas, con propuestas, ataca con dignidad, si todos esperan que alguien llegue, nadie llegara, si todos se apuran por llegar, nadie esperara, pero llegaran, llegaran a compás con el día, y escribirán una historia magnifica, que alguien luego leerá, y las palabras quedaran plasmadas, no solo en papel, si no en los corazones y las conciencias, de quienes lucharon por el bien, de quienes vencieron el miedo, atacaron el odio y sembraron el amor, de quienes recuperaron la libertad secuestrada por 50 segundos de palabras de un ser que sabe predicar la maldad. 

Entonces así será.… …
La historia no predetermina quienes forman parte de ella, eres tú quien decide formar parte.…
 Julio Cesar Rivas Castillo

http://predicado.com/work.php?id=186524

2 comentarios:

LUZ dijo...

Hola Julio Cesar, aquí otra vez, siguiendo tus pasos y tu ejemplo de vida, tienes un gran talento para llegar al corazón de tus lectores, es una hermosa reflexión y continuaré leyéndote, porque sé reconocer cuando las palabras vienen del corazón. Estás en una etapa de tu vida a la que debes sacarle el máximo provecho a tus ideas y a tu buen ánimo para la paz y bienestar de nuestro país. Con cariño deseo recomendarte que nunca dejes de escuchar la voz del corazón, esa misma que te incitó a escribir esta reflexión; este es el secreto para que ningún político con propósitos perversos y monetarios te puedan confundir con sus palabrerías bonitas y menos intimidarte con palabras violentas. Cada vez que vayas a tomar una decisión pregúntate a ti mismo primero, que tan cómodo te vas a sentir con el paso que vas a realizar. No te dejes impresionar por los brillos, halagos y los cantos de sirenas, tanto de los políticos y aquellos que sólo buscan poder y gente que se conviertan en servirles.
Te animo a que sigas escribiendo, mientras más escribas vas a ir descubriendo un mundo dentro de ti; un mundo que nunca se termina de conocer, ni siquiera con los años. Con la escritura vas a lograr crear bases sólidas para la visión que tienes como líder; recuerda siempre, escuchando la voz del corazón. Aquel político que escribe palabrerías bonitas, sin emplear un lenguaje sencillo, un lenguaje universal, que pueda ser comprendido por todas las clases sociales, está destinado a ser un perdedor.
Cuando se escribe y se habla desde la humildad, la bondad, sencillez y la frescura de un corazón de niño, con claridad y franqueza, sin cuestionar, sin criticar, sin pretender ser un sabiendo, más bien con deseo de construir, sin mirar el pasado, entonces la gente escuchará tu voz como un canto de Paz, esa misma gente te llevará lograr el éxito.

Dios te bendiga. Sigue adelante…

Arcoirisluzpaz.

Julio Rivas dijo...

LUZ gracias por leerme, y aún más gracias por tus consejos.