domingo, 25 de septiembre de 2016

Escuchen a la Gente

(Opinión)

El criterio nos permite tomar decisiones sobre cosas importantes. No podemos tomar una decisión o estar determinados a hacer algo, sin antes haber evaluado con nuestro juicio u opinión la conveniencia o no de estas.

Cuando en nuestra responsabilidad recae representar a otros, no podemos limitarnos a confiar solo en nuestro criterio individual, sino que debemos darle valor a la opinión y al criterio de las distintas personas que representamos. Es entendible que la opinión pública es muchas veces abstracta, pero la sociedad civil tiene diversas formas de organización que hace posible contar con ideas consensuadas de los distintos factores que la componen.

El "poder" muchas veces nos hace creer que somos dueños de la razón y es común entre quienes practicamos la política que seamos reconocidos por oradores, habladores pero no por ser respetuosos oyentes. Y es entendible, por ejemplo cuando voy a una barra por una cerveza aquellos que me reconocen sienten interés por saber qué haremos, que opino, que creo. Entonces se inicia una exposición de argumentos fundamentados en mis propios criterios. ¿Pero son estos los más convenientes?, ¿Acaso el criterio del ingeniero, del abogado, del empresario, del mesonero que me sirve o el de la señora que limpia, no tiene valor?.

Para mí si, y no es que uno como guía o líder, debe hacer lo que los demás quieran que hagas, pero si dices representar debes estar en sintonía y si no escuchas, solo estarás en sintonía contigo mismo. Por eso, me esfuerzo mucho en escuchar, incluso permanezco mucho rato en silencio para oír con atención lo que los demás tienen que decir. Entonces mi análisis se hace mucho más profundo y mi criterio mucho más fuerte, porque si luego de escuchar el argumento de los que no están de acuerdo conmigo, aún tengo certeza de que lo que planteó es lo correcto, mis argumentos seran más sólidos para que puedan resistir el debate. 

La unidad política agrupada en la MUD ha venido perdiendo sintonía con las personas que se oponen a la tiranía que nos rige, esto sucede en gran parte porque confunden que la responsabilidad que se le encomendó con el voto el 6D, los exime de la obligación que tienen de escuchar. Incluso al punto de que sienten que esa elección les da derecho a excluir la opinión de otros que como ellos también fueron electos para representar. 

Esta concepción equivocada, la practican también en lo que algunos de ellos llaman protesta. Olvidan que protestar es ejercer con vehemencia la oposición o disconformidad contra algo que consideremos injusto, inadecuado o ilegal. Para que eso sea efectivo el primer paso es que los distintos criterios concuerden en que eso es así, en hasta dónde estamos dispuestos a llegar y en que estamos dispuestos a hacer.

Sin embargo, las últimas acciones a las que fuimos convocados, 4 personas, representantes de 4 partidos, creyeron que protestar era convocarnos a escuchar lo que ellos creen y que el objetivo de esta fuera otra convocatoria a otra acción donde de nuevo su objetivo es invitarnos a escuchar lo que tienen para decirnos, mitin.

En definitiva un camino que desgasta prematuramente, porque no cumple con las expectativas de la gente que sufre, las palabras se desgastan y realidad arropa. Ahora que estamos en una encrucijada donde las palabras de 4 no son suficientes, veo con esperanza que se hayan dignado a escuchar. Lo resaltó, es muy importante que así sea. Que se escuche a la iglesia, a los profesores, a los estudiantes, a los trabajadores y a los empresarios. Y que nos organicemos todos para decirle a los tiranos con muchas voces pero con un solo mensaje, que no nos la calamos más.

Para ponerle fin a la tiranía debemos hacernos escuchar. La voz de los partidos no es suficiente, hace falta unir la voz de todos los que componen la sociedad. Este país quiere decir cuan disgustado esta, ya está cansado de oír a aquellos que ponen la tarima.

Julio César Rivas

@JULIOCESARRIVAS



domingo, 11 de septiembre de 2016

Negocian Nuestro Futuro

(Opinión)

Septiembre es para mí, un mes de importantes recuerdos. Hoy rescato algunos de ellos para reflexionar sobre el proceso que ocurre en sombras y del que solo se sabe por rumores. Esta no sera una nota corta, aunque si es solo una parte pequeña de una historia que aún no consideró pertinente contar. 

En septiembre de 2009 fui llevado preso por causas políticas. Estando en el penal de Yare recibí la visita de uno de mis abogados del Foro Penal, Alfredo Romero. En una cabina dividida por una ventanilla, hablamos entre murmullos, allí me explica que se había abierto un canal de comunicación con el gobierno de Chávez y que si aceptaba algunos hechos ellos estarían dispuestos a liberarme en poco tiempo. "Tienes dos opciones, aceptas algunas acusaciones y estás detenido por corto tiempo o mantienes tu posición y te conviertes en un héroe, no por el hecho de estar preso, si no por no vender tu dignidad". Elegí el segundo camino, el camino de la dignidad. 

Mi propósito no era ser héroe, tampoco creo que lo fui. Pero si tenía bien claro que el propósito del régimen chavista era que mi prisión desalentará a otros jóvenes y desarticular aquel movimiento joven y estudiantil, que había ganado la credibilidad de la gente y hasta lo había derrotado electoralmente. Por tanto mi obligación era no permitir que se salieran con la suya.

En medio de aquella dificultad (la prisión no es fácil), logré trazar una estrategia. Mis abogados, mi familia y mis amigos, nos comunicábamos cortos minutos al día, allí adelantamos una campaña comunicacional y un accionar no violento simultáneo. Convertimos gestos de solidaridad en acciones de presión, que en cuestión de días se convirtieron en un factor decisivo. 

Una huelga de hambre había sido iniciada exigiendo mi libertad, se sumaban jóvenes de todas las ciudades, el Secretario de la OEA, el Departamento de Estado de EEUU, entre otros, pedían explicaciones de mi caso. El régimen chavista hizo un segundo intento. Alfredo me comunico que me estaban ofreciendo liberarme de inmediato con la condición de salir del país, a fin de cuentas mi familia ya estaba establecida en los EEUU. Y a pesar de que no soportaba las ratas que merodeaban la celda, que tenía temor de que una de las balas que rebotaban en la pared externa de mi torre entrara por la ventanilla, también me negué.

Al otro día en medio de una visita familiar, la viceministra de interior y justicia, acompañada de un general y el director de la carcel, me informaron que había una boleta de excarcelación sin condiciones, excepto por una medida cautelar que me sería informada al día siguiente en tribunales. Mientras esperaba la boleta en la oficina del militar a cargo del recinto penitenciario, recibí de este un libro de Mandela, me dijo: "gracias me siento orgulloso de ti".

Sabía entonces que esto ya trascendía mi libertad, que había sido el primero de los presos políticos del régimen de Chávez en conquistar liberación y que esa pequeña grieta que obtuvimos con firmeza y paciencia, se convertía en la esperanza de aquellos que ya tenían años en la carcel por disentir del gobierno, restaban 55. Tamara Suju integrante de mi equipo de defensa, llegó con la boleta y a ella le dije antes de ir a tribunales iremos a la sede de la OEA en Caracas. Allí me incorporé a la Huelga y esta se convirtió en horas en la huelga de hambre más numerosa que se había realizado hasta ese entonces en toda Latinoamérica.

Aproveche el interés que el Secretario General de la OEA y la Comisión Interamericana tenían sobre mi caso y plantee la necesidad de que una comisión de este organismo visitará Venezuela. Aquella misma tarde establecí contacto con Insulza y Santiago Cantón secretarios de la OEA y CIDH respectivamente, hice mi petitorio, sabiendo que una exigencia de este tipo exponía los nombres de aquellos presos políticos que permanecían en calabozos y que esta exposición no le convenía a Chávez.

En horas de la noche de aquel día, varios de los que estaban presos en el helicoide y que también se habían sumado a la huelga, veían la posibilidad de ser liberados, les habían ordenado empacar sus pertenecías. La CIDH y la OEA ya en conversaciones con los representantes del chavismo, adelantaban su petición de venir a Venezuela, Chávez prefería evitar esto liberando a presos políticos, todo estaba marchando según lo previsto. 

Pero la MUD estaba preocupada, había en desarrollo comunicaciones entre el gobierno y factores de la sociedad civil que yo estaba representando con mi acción, y no había sobre mi persona ninguna atadura, ni compromiso para ese momento con ninguna organización que de ellos dependiera. Entonces enviaron a varios de sus dirigentes a la huelga y le pidieron a los representantes juveniles de sus partidos incorporarse a esta de forma masiva. Todo esto en simultáneo a las conversaciones que yo estaba teniendo con el régimen de Chávez a través de la interlocución de la OEA.

Mientras hablaba por teléfono con Cantón, notaba que directivos de algunos de los partidos de la MUD dejaban instrucciones a los jóvenes que acababan de sumar. Entre tanto, Cantón me informó que había disposición del gobierno chavista a llegar a algunos acuerdos, nos comunicaríamos al día siguiente a las 5:00pm.

Al día siguiente, me dedique en buena parte a trazar una estrategia jurídica con Gonzalo Himiob, Alfredo Romero y Tamara Suju. Listado de los prisioneros políticos y las medidas alternativas a las que podían optar. Concedí algunas entrevista internacionales y nacionales para que la agenda de negociaciones fuera transparente y procedí a llamar Cantón. Cuando le preguntó sobre el estado del acuerdo, este me dice extrañado: "Julio tus compañeros están en la oficina de la embajada de la OEA levantando la huelga".

Le pregunté a Freddy Guevara si estaba involucrado en esto, me dijo que no. Con el tome el ascensor a la oficina del embajador y allí me encontré con varios de los jóvenes que se habían incorporado el día anterior y que eran militantes de los partidos que integraban la MUD. Allí Carlos Paparoni, hoy diputado a la AN, me dijo "nosotros somos los representantes legítimos del movimiento estudiantil y hemos tomado la decisión de levantar la huelga, vamos a tener un viaje a la OEA y eso ya es suficiente motivo para darle fin a esta acción". ¿Representante legítimo? Se le olvidaba a Paparoni que está huelga inicio por mí y que el movimiento que él representaba (FCU UCV) a mi no me representaba y había negado apoyo a mi familia, Ricardo Sánchez semanas antes dijo a mi mamá que no intermediaria por mi libertad porque yo era un radical. En definitiva les dije que la única forma de que levantaran la huelga era a la fuerza, la libertad de 55 personas dependía de esta acción. Mientras esto sucedía, un grupo que estos jóvenes habían delegado se disponían a dar una rueda de prensa para darle fin a la huelga, fui informado a tiempo y salí corriendo de la oficina, entre empujones y una fuerte discusión la transmisión no se dio.

Consternado, sin entender cuál era el interés de estos jóvenes de levantar aquel movimiento que estaba dando frutos, recibí las palabras de Yon Goicochea y Freddy Guevara, "Julio hay fuertes intereses que no dejarán que nada de esto se de sin que ellos tengan el control, el error que cometimos nosotros fue permitir que ellos permearan  el movimiento estudiantil, respira y toma la decisión que tú consideres correcta". Leopoldo López se acercó también y me dijo que entendía lo que estaba pasando, "irremediablemente estamos en este punto y la opción que hay es que una mitad se levante y otra permanezca mostrando división o que ambas se levanten, tú te replantees busques refuerzos y retomes luego". Entendí que la credibilidad que para ese entonces tenía el movimiento joven y estudiantil tenía que ser preservada, no tuve opción y deje que la huelga concluyera. En esa espera ya el gobierno había liberado a 5 prisioneros políticos, sin embargo muchos otros, los de más antigüedad, tuvieron que desempacar y permanecer en aquellos calabozos, incluso los PM aún están en prisión.

Recorrí el país, fui a la OEA con una delegación de estudiantes (por cierto de lo que allí derivó hay muchas cosas de que escribir en el futuro) y emprendí junto a mis compañeros varias huelgas de hambre, reuniones diplomáticas, reuniones con los representantes del chavismo incluyendo a Maduro, El Aissami y las cabezas de todos los poderes para ese entonces. El resultado fue que de los 55 presos políticos, al momento de morir Chávez quedaban solo 11 en prisión.

Esto me dio la experiencia de que cuando uno establece canales de comunicación con un régimen abusivo, debe siempre llevar la posición hasta los límites, nunca se debe ir a una conversación en desventaja y nunca se debe ceder a priori a los ofrecimientos. 

Traigo a colación estos recuerdos en esta fecha, incluso dando nombres. Porque veo con preocupación que desde algunos sectores de la Unidad, utilicen a sus cuadros jóvenes: Paparoni, Requesens, entre otros. Para descalificar y menospreciar las posiciones de sectores que como yo nos sentimos preocupados por las negociaciones rebuscadas de algunos integrantes de la MUD. Un revocatorio en 2017 sería ineficaz, es por ello que María Corina alerta sobre esto. Debemos enfocarnos en que nuestra exigencia se cumpla en 2016 y para ello debemos tener una agenda pública no excluyente de presión de calle. Mientras tanto debemos negarnos a cualquier chantaje que busque sacarnos de ese propósito.

Flaco favor hacemos diciendo que la tiranía da "Gestos Positivos" liberando a un rehén de decenas que aún aguardan en condiciones deplorables. Rebuscando gestos que no hay para justificar negociaciones que hasta ahora lo que han traído es tiempo para la tiranía que nos rige. La desesperación no es amiga de aciertos y aquí nadie le ha dado derecho a cuatro personas para que negocien nuestro futuro. 

En estos momentos se que la unidad es importante, por tanto, no todo lo que quiero decir será dicho. Pero hay en este momento negociaciones con la interlocución de Rodriguez Zapatero y el interés de Maduro es que el revocatorio se de en 2017 para que el poder ejecutivo se mantenga en manos oficialistas hasta 2019. A cambio ofrecen liberar a los Presos Políticos más conocidos, Leopoldo, Ledezma, Rosales y Ceballos. Muchos de ellos estoy seguro, prefieren como una vez lo hice yo, escoger el camino de la dignidad, ojalá que aquellos que están negociando vean esa posición y se den cuenta que nuestro país ya no está para tablero de ajedrez y que urge sacar del poder a los delincuentes que tienen al país hundido en hambre, decadencia y crisis humanitaria. 

Disculpen lo largo de esta nota, pero pongan ojo avisor, el futuro,  nuestro futuro, se está negociando y aquellos que lo hacen pretenden descalificar a aquellos que piden explicación. Hay que pedir explicaciones, todos somos rehenes.

Julio César Rivas 

@JULIOCESARRIVAS




Enviado desde mi iPhone

sábado, 3 de septiembre de 2016

El Desafío es Indispensable

(Opinión)

 En el año 2.002 se desarrollaron sucesos que marcaron mi forma de ser. Jornadas de protesta, masacres y un país dividido en dos, era mi entorno social en la Venezuela de ese entonces. Mi adolescencia me llevó a concentrar la pasión en el criterio político que me iba formando, Chávez de quién ya en ese entonces tenía las peores referencias, se convertía en el enemigo a vencer. 

El 13 de abril mi papá, quien profesa la religión evangélica; nos pidió inclinarnos de rodillas y repetir sus oraciones. Ya otras tantas veces lo había hecho y desde hacía algún tiempo me molestaba la idea de decirle a Dios lo que otro quería y no lo que yo pensaba. Esa tarde todo llego al limite cuando en sus peticiones pidió por la salud y el regreso al poder, de aquel personaje oscuro que había irrumpido en mi vida con impacto negativo. Chávez para mí en aquel momento y en este mismo, era el responsable de las muertes de febrero y noviembre de 1.992 y justo en ese momento el responsable de aquellos sucesos que se desarrollaron en Caracas el 11 de abril.

Decidí negarme a repetir la oración de mi papá, este insistió y volví negarme. Por aquel gesto recibí una bofetada, pero me sentí liberado, nadie me haría pedir a Dios nada que en realidad no sintiera y lo menos que quería yo, era que aquel al que consideró un asesino regresará al poder. Y era tal el nivel de indignación (quizás porque tenía 14 años), que no solo sentí suficiente desafiar a mi papá y negarme a su oración, si no que decidí abrirme mi propio camino, tome mis cosas y me fui de casa.

Ese momento de desobediencia cambio mi vida de manera significativa, la polarización había llegado a mi casa y dado el momento decidí poner por encima mi propio criterio, nadie más en el futuro me pondría a debatirme entre las cosas que consideró correctas y aquellas que evidentemente consideró malas. Nadie más tendría derecho a obligarme a repetir palabras o deseos con los que no estaba de acuerdo, dedicarme a vencer al enemigo, era ya un propósito en mi vida.

Hoy Chávez no está, los rituales y las oraciones de sus seguidores no fueron suficientes para salvarlo de la justicia divina. A Dios le rinde cuentas. Pero como todo ser maligno dejo una estela oscura en el país, hoy encarnada por unos delincuentes que se aferran al poder a costa de la miseria y la humillación de nuestra gente, la batalla contra el mal sigue viva. Hace poco participe en una jornada histórica de protesta y me siento muy orgulloso de haber sido parte de eso, el 1ero de septiembre la lección fue dada por el ciudadano común, aquel que venció el miedo, superó los obstáculos y a pesar del amedrentamiento, las amenazas y las agresiones, tomó las calles de Caracas y expresó su disconformidad.

Sin embargo debo decir que ese día no sólo se dieron gestos de inconformidad contra la tiranía que rige al país, si no también muchos contra la estrategia que anunciaron los voceros de la unidad en aquel evento. Y es que para muchos de los que allí estuvieron, asistir con tanto costó y riesgo a aquel evento, generaba naturalmente una expectativa mayor que al solo hecho de escuchar los siguientes pasos de un plan del cual muy pocos tienen detalles.

Ya no soy un adolescente, por tanto mis gestos de irreverencia son un poco más moderados. Pero igual que en aquellos años que decidí no repetir oraciones que no eran mías, hoy tengo criterio y puedo discernir entre lo que consideró acertado o incorrecto. Y del 1 de septiembre hay varias decisiones que consideró incorrectas y sobre las cuales tengo el deber y la responsabilidad de hacer referencia para corregir en nuestro futuro inmediato.

La lucha no violenta se fundamenta en el desafío al tirano, a su poder impuesto y sostenido sobre pilares que años han mantenido controlados. Una acción masiva como la del 1S debe tener como objetivo debilitar esos pilares y en buena parte la estrategia de traslado hacia Caracas la contemplaba, los buses salían juntos y la gente dispuesta a llegar desafiaba las alcabalas e incluso a los mercenarios que apostaban en la autopista para agredir e intimidar.

Pero el error estratégico el 1S fue obedecer a la tiranía, no mostrar gestos de desafío en la propia manifestación. Yo estaba en la Av Libertador en uno de los puntos de partida, me sentía muy contento con la cantidad enorme de los venezolanos que asumieron el deber de participar, pero la ruta trazada daba la impresión que marchábamos hacia atrás. La no violencia es exitosa cuando llevamos el desafío a límites donde logres contagiar a quienes integran otros pilares a ejercer ellos mismos sus propios gestos de desobediencia. Haber cambiado un punto de partida por amenazas de Diosdado o Nicolás, fue apreciado por ellos y los nuestros como obediencia y eso no ayuda a debilitar los pilares que los sostienen.

En esta etapa, la disciplina no violenta es indispensable. Pero esta no significa sumisión, al contrario, exige desafiar. Hago votos para que aquellos que han conformado un comando (muy excluyente para el momento que vivimos) entiendan que para lo próximo, se deben evitar los amagues y que cada acción debe ir acompañada de objetivos en escalada, a medida que vayamos debilitando pilares, la tiranía se hará insostenible. 

Un ejemplo de lo que hablo es la acción de los vecinos en Villa Rosa, en Nueva Esparta. Desafiaron a Nicolás con una acción no violenta, no tuvieron miedo y esto sin duda derivará en un contagio general, que dificultará las apariciones públicas que estos delincuentes que se dicen gobierno planifiquen en el futuro. 

Es muy importante que la estrategia próxima, este en sintonía y consensuada con las expresiones de los distintos factores que componen la sociedad, si está solo deriva del cogollo de cogollos, la gente con criterio que no la comparta, la vera como yo vi aquella oración hace casi 15 años. 

Julio César Rivas

@JULIOCESARRIVAS