miércoles, 14 de julio de 2010

Entre Nubes y Rosas


Escrito 21 de Mayo 2006


Verte de nuevo, oír esa voz que cautivo mi mente, sentir los labios que propagaban locura en todo mi cuerpo, reír por tus chistes, sentir tus tristezas, llorar de alegría y tomarte de la mano, que grande me hace, que rico se siente. ¡Gracias por venir!

Ayer al acostarme nunca pensé que estaría hoy contigo, ahora tan solo quiero estar aquí y que este momento no se acabe.

Sabes ayer dormí muy mal, cuando tome mi cama después que te fuiste de casa, tuve una pesadilla, me llamaron y dijeron que habías muerto ¡un accidente!, sentí todo como real, mi impotencia era enorme, lo raro es que no desperté, hasta hoy el sueño me impacto y creo que me hizo seguir de largo, odio esos sueños, detesto las pesadillas y más una que te haga desaparecer de mi realidad.

Que bello esta el paisaje, mira las rosas, mira este cielo parece que estuviéramos en el, sabes princesa quiero que disculpes la discusión de ayer, no me gusta que viajes sola, se que tenias que hacerlo, pero habías bebido mucho y no es prudente que manejes así, además la montaña es oscura y tiene muchas curvas, pero bueno no quiero tomar el tema de nuevo, tan solo quiero que sepas que todo lo que te dije es porque tú me importas y no quiero que te pase nada malo.

¿Por qué no me dices nada?

¿Por qué no me miras?

Date la vuelta te he pedido perdón. ¿Has escogido este lugar tan bello para tan solo guardar silencio?

Bueno está bien permanezcamos en silencio, sabes me parece raro como llegue aquí, ¿cómo me trajiste?, ¿por qué no viajaste?, ¿dónde te quedaste?

Respóndeme, aunque sea mírame a los ojos, ¿no ves que te amo?


- Esta es la historia de un joven, que confundió el amor, el amor debe soportar, debe esperar, el amor puede, para amar a otros debemos amarnos, y lo primero que debemos amar es nuestra vida.

La chica que el ama, está de espaldas y no lo ve, tan solo está a su vista como las nubes del cielo y las rosas inmensas que los rodean, así como esta chica es el alma del joven, un milagro hecho por Dios, es la muestra de la única oportunidad que tenemos de amar, tan solo podemos amar mientras los instantes existan, si nuestra mente no trabaja no habrá amor ni odio, si nuestro corazón no late los sentimientos no existen, sin vida no hay amor.


Mírame por favor, perdóname te lo pido, nunca más discutiré, nunca más te lo prometo, no me ignores que me hieres, no ves que me haces sentir mal, pero si estas brava te entiendo, no tienes porque perdonarme, soy un bruto, soy imbécil, pero lo soy porque te amo.


- Este joven aún no entiende que su error es difícil de arreglar, ha usado en nombre del amor un atajo a lo desconocido, invoco al amor y no soporto, amo pero no pudo. No pudo entender que en la tierra, unos llegan y otros se van, el no ha entendido que estas rosas y estas nubes no son bellas en verdad, el no ha entendido que su chica ya no está.


¿Qué pasa? ¿A dónde vas? ¿Por qué no puedo moverme??

¡Ayúdame tengo frió!


- Las rosas se han convertido en sangre, las nubes en piso, los ojos de este joven han dejado de ver a su princesa, y en este momento tan solo le brindan una imagen borrosa del piso de su cuarto bañado en sangre, su mano enfrente de los ojos y muy cerca el revólver, el revólver que empuño en nombre del amor, al no soportar la muerte de su amada, este joven no se amo así mismo, y no tendrá chance de llorar ni lamentar la partida de la chica que le robaba el sueño, por que los sueños han acabado y su vida también.


Julio Cesar Rivas Castillo

No hay comentarios: