domingo, 9 de agosto de 2015

De mi casa a la de mis suegros

Camino, Veredas y Trochas

Recuerdo aquel trayecto, unas horas de camino para pensar en cómo iniciar una conversación de mucha importancia. Ese dia tendría que dar la noticia de que su hija, para ese entonces mi novia, estaba embarazada. Y así fue, un balde de agua fría para unos padres un poco conservadores, pero que después de anunciar nuestros planes de compromiso y, por supuesto nuestra alegría en espera del pequeño, asumieron junto a nosotros ánimos renovados por el crecimiento de la familia.

Luego de eso fueron pocas las visitas a la casa de mis suegros, de vez en mes, pasabamos por allí luego de los chequeos con el ginecobstetra, pero 6 meses después ya casados y con Isaac recién nacido, decidimos alargar esa visita para instalarnos allí y comenzar las tareas que para nosotros eran desconocidas, en especial cómo tratar a nuestro bebe. Ese afán de mi esposa por estar acompañada de su madre en aquel momento fue el motivo de nuestra permanecia en aquella casa. En simultaneo, el contrato de renta de mi hogar vencía, mi condición de padre alarmaba a sus propietarios que de manera inmediata me notificaron que no sería renovado. Estaba en un apuro tremendo, recién casado, un hijo que acababa de nacer y arrimado en la casa de los padres de mi esposa.

Esta realidad, no es una particularidad en la Venezuela de hoy, los costos de las viviendas son muy elevados, lo que hace muy difícil concretar la aspiración natural de los jóvenes a ser independientes, estables y contar con un techo propio. Eso ha obligado a muchos, incluyéndome, a acceder al mercado de alquileres, que a su vez, por los constantes atentados en contra de la propiedad privada y la falta de garantías por parte del Estado para que ésta no sea vulnerada, es de escaza oferta, tiene decenas de condiciones y presenta precios imposibles para una juventud de salarios pauperrimos. En algunos casos, sobre todo al este de Caracas, la oferta de alquileres esta dolarizada, siendo alcanzable sólo para ejecutivos de transnacionales o integrantes de misiones diplomáticas.

Urge para nosotros el encuentro de medidas acertadas en materia inmobiliaria, que abra una brecha de posibilidades a esa juventud animada a forjar su propio destino y tener en sus manos la dirección y formacion de su familia. Venezolanos amontonados en pocos metros cuadrados, sin espacios para la privacidad e intimidad, arrojan saldos negativos en materia de valores, incluso sirve de caldo para un cultivo de criminalidad. Cuando la calidad de vida esta imposibilitada, la gente cae en desesperanza, desanimo y con un día a día para sobrevivir y no para surgir. Desde acá sigo abriendo trochas para que todos encontremos camino a nuestra propia casa.


EN BLANCO
Un rayo de esperanza fue el anuncio del gobierno nacional, sobre el inicio del Plan 0800MIHOGAR. Este programa comprende en inicio una serie de créditos a privados, así como la anulación de impuestos sobre la renta, IVA o de importación sobre los materiales a utilizar para la construcción de viviendas de este plan. Asi mismo, promete que, utilizando el número telefónico, aquellos interesados pueden inscribirse para optar por una vivienda a precios mucho más económicos que en el mercado regular.

EN NEGRO
La Cámara Inmobiliaria de Venezuela, ha encendido las alarmas por el aumento en los últimos días, de acciones de estado que desconocen el derecho a la propiedad privada, muchas de éstas excusadas en los planes de vivienda. Con las últimas intervenciones de terrenos e inmuebles, se estaría afectando a más de 193 mil metros cuadrados pertenecientes a particulares y que ya estaban en proyecto, así como al desarrollo urbano de importantes ciudades del país.

Julio César Rivas

@JULIOCESARRIVAS

No hay comentarios: