sábado, 23 de abril de 2016

No Somos Ranas

(Opinión)

 Ya bastante debes haber leído sobre el comportamiento de una rana al meterla en una olla caliente, si el agua está hirviendo sus reflejos la llevarán a evitarla de inmediato y saltará para evitar morir. Si al contrario, la metes en una olla a temperatura ambiente y vas calentando la olla poco a poco, la rana se acomodará a la temperatura, incluso hasta que el agua hierba y la rana muera sancochada.


De a poco el régimen chavista, ahora degradado a madurista, ha venido aplicando calor a la olla, cortes, restricciones, humillaciones. Nuestra sociedad está acostumbrándose al calor, muchos creemos que esta olla hirviendo pronto va a estallar, pero no, vamos muriendo como ranas, viendo como aquellos que sí guardan raciocinio humano saltan de la olla para no ser parte del sancocho.


En 2009, la crisis eléctrica golpeó al país, el "Gobierno" inició una serie de cortes programados para reducir el consumo y apagó las luces de Caracas. Aquello fue un caos, clínicas, metro, centros comerciales, cerros, todo estaba en oscuridad, nada podía funcionar. La gente bajó, protestó, no se la caló. De inmediato el Ministro fue suspendido, el corte se suspendió en Caracas, pero al interior se le condenó a vivir en penumbras.


Desde entonces, exceptuando a Caracas, los apagones han sido parte de nuestro modo de vida. La primera frase entendible de mi hijo de 2 años fue: "papá se fue la luz". Nuestros artefactos eléctricos se queman y nadie responde, las abuelas de nuestras ciudades que viven en edificios sin planta deben subir 10 o 15 pisos por escaleras para llegar a sus hogares, las comunidades viven en toques de queda, sitiadas por delincuentes que como vampiros, aprovechan la oscuridad para robar y asesinar.


En aquellos años y excusados por el niño de entonces, se decretó una emergencia eléctrica, esta sirvió de excusa para otorgar contratos a compañías que prestaran servicios o instalaran nuevas plantas, sin pasar por procesos de análisis, ni licitación. 


Unos cuantos "vivos" aprovecharon aquello para crear empresas de maletín y ganarse jugosos contratos, esos que hoy están en lo más alto de la clase burguesa, todo su esfuerzo fue robar lo que correspondía para invertir en nuestra red eléctrica. Por allí hay una empresa Derwick, también la Duro Felguera, ganaron miles de los casi 60.000 millones de dólares, que se destinaron al tema eléctrico.


De 2011 para acá, los apagones no eran tan constantes, pero siempre en las regiones al menos tres veces por semana nos tocaba nuestra ración. El Gobierno alardeaba de que estaba mejorando, pero todo era falso, habían dispuesto del Gurí para alimentar todo el sistema que antes tenía otras fuentes de energía distintas a la hidroeléctrica, por ejemplo las plantas termoeléctricas. Producto de este abuso, el Gurí elevo su descenso, el cual sumado a la sequia, hoy lo tienen a 1 metro del colapso.


De nuevo, se anuncian cortes diarios para todas las regiones, cortes que por cierto ya veníamos viviendo en los últimos meses. Nuestra ya quebrada economía, acelera su proceso de muerte, máquinas de empresas permanecen apagadas, las pocas plazas de empleo se cierran y la oscuridad se hace permanente.


La olla esta por hervir y aunque a Caracas no la meten en el saco eléctrico, ya le han encendido la estufa en temas como el racionamiento de agua y alimentos. 


Queda en nosotros decidir si morimos como ranas en la olla o reaccionamos al calor, ejerciendo la protesta y haciendo como el científico Galvani, quien probó que hasta los cuerpos sin vida de las ranas o los humanos, pueden reaccionar a los impulsos eléctricos cuando se tocan los nervios.


Julio César Rivas


@JULIOCESARRIVAS

http://juliocesarrivas.blogspot.com

No hay comentarios: